Respecto a los ancianos y ancianas gobernantes: ministerios ordenados

November 17, 2014

Louisville

La conversación en un restaurante: «Kim y Joe, ¿quieren venir a la iglesia con nosotros el domingo por la mañana? Ted y yo vamos a ser ordenados durante el servicio de las 10 am. y nos encantaría tenerlos en el servicio y el compañerismo después». Kim respondió: « ¡Ordenado! Ni uno de ustedes está capacitado como ministro. ¿Qué es todo esto? »

Usted puede haber pensado que se convirtió en un anciano/a gobernante o un/a diácono/isa debido a una llamada telefónica de alguien en un comité de nominaciones, pero en realidad, era el Espíritu Santo haciendo un reclamo en su vida.

Es cierto, los presbiterianos y las presbiterianas ordenan en los ministerios, además del ministerio de la Palabra y el Sacramento. «Los oficiales eclesiásticos descritos en el Nuevo Testamento y conservados por esta iglesia son los diáconos y diaconisas y presbíteros (ancianos/as docentes y ancianos/as gobernantes)» (Libro de Orden, G-2.0102). La ordenación es el rito por el cual las personas se apartan acompañados con la oración y la imposición de manos para servir en estas funciones de ministerio ordenado (Libro de Orden, W-4.4001a). La sesión es responsable de la preparación y el examen de los ancianos y ancianas gobernantes, diáconos y diaconisas antes de su ordenación. Todas aquellas personas en los ministerios ordenados contestan las mismas preguntas en la ordenación, excepto las preguntas finales que abordan las únicas funciones específicas de ese orden del ministerio.

El llamado al ministerio ordenado
Las personas que sirven en estos ministerios ordenados son elegidos por la congregación o el consistorio de la iglesia en la cual van a servir. "[E] l derecho del pueblo de Dios para elegir a los presbíteros y diáconos es inalienable" (Libro de Orden, G-2.0102). Esta elección que viene de las personas, es un paso en lo que nos referimos como La llamada y tiene tres componentes: el sentimiento donde el Espíritu Santo le está llevándole a hacer tal servicio, «la aprobación de una comunidad del pueblo de Dios»(como la elección por una congregación),« y el juicio concurrente de un concilio de la Iglesia»(Libro de Orden, G-2.0103). Usted puede haber pensado que usted se convirtió en un/a anciano/a gobernante o diácono/isa debido a una llamada telefónica de alguien en un comité de nominaciones, pero en realidad, era el Espíritu Santo haciendo un reclamo en su vida.

Roles de los/as diáconos/isas y los ancianos y las ancianas gobernantes
«El ministerio de diácono/diaconisa, según la Escritura, es uno de compasión, testimonio y servicio, compartiendo el amor redentor de Jesucristo…» (Libro de Orden, G-2.0201). El consistorio mantiene la supervisión de los diáconos que pueden ser individuos comisionados para un trabajo específico, o pueden organizarse como en una tabla. No todas las congregaciones elijen el ministerio ordenado de diácono, pero la función de este ministerio siempre es preservada y cae sobre los/as ancianos/as gobernantes y el consistorio (Libro de Orden, G-2.0202).

Los ancianos y ancianas gobernantes no están equipados con coronas y cetros, pero si con cintas métricas y Biblias.

Los presbíteros son ancianos o ancianas docentes (también llamados ministros de la Palabra y Sacramento) y gobernantes (miembros de una congregación elegidos por y ordenados en una congregación). Los ancianos y ancianas gobernantes no se les llama «gobernante» debido a su papel en el gobierno, «sino porque son escogidos/as por la congregación para discernir y medir su fidelidad a la palabra de Dios, y para fortalecer y nutrir su fe y vida» (Libro de Orden, F-3.0202). Los ancianos y ancianas gobernantes no están equipados con coronas y cetros, pero si con cintas métricas y Biblias.

For more about the
information provided here
:

Please contact Martha Miller at martha.miller@pcusa.org and browse the Ruling Elders Web site.

Las personas ordenadas como diáconos/isas o como anciano/a gobernante normalmente están ordenados en el ministerio para toda la vida, pero servirán términos específicos en la junta de diáconos o el período de consistorios. El término de la elección es generalmente de tres años, pero una persona puede ser reelegida para un segundo mandato, total o parcial no por un total de más de seis años. Durante el mandato en el consistorio, los/as ancianos/as gobernantes participan en el gobierno de la congregación. Ya sea en servicio activo o no, los/as ancianos/as gobernantes pueden ser elegidos para servir como comisionados en otros concilios y pueden ser elegidos por los concilios más inclusivos para servir en los comités, comisiones, o como oficiales. Cuando fue elegido para el servicio activo en los consejos, «los ancianos y las ancianas gobernantes participan y votan con la misma autoridad que los/as ancianos/as docentes y son elegibles para cualquier oficio.» (Libro de Orden, G-2.0301). Tanto como los/as ancianos/as gobernantes y diáconos/isas pueden participar en el liderazgo de la adoración como se detalla en el Directorio para el Culto (ej., W-2.3011, W-3.3603, W-3.3616d and e).

Kim y Joe hicieron asistieron a ese servicio de adoración y estaban contentos de ver a sus amigos ordenados, uno como diácono, el otro como un anciano gobernante, y fueron testigos de este único evento presbiteriano.

Alyson Janke es una anciana gobernante, quien sirve como secretaria permanente en el Presbiterio de John Knox. Ella enseña política presbiteriana en el Seminario Teológico de la Universidad de Dubuque, es miembro del Comité Asesor de la Asamblea General sobre la Constitución, y se encargó del servicio pastoral en Wild Rose, Wisconsin. Alyson, su esposo e hijo poseen y operan una granja de productos lácteos en el centro de Wisconsin.

Leave a comment