GIVING TUESDAY-DECEMBER 2 | Calendar Reminder | Make a Gift

Con Respecto a los/as Ancianos/as Gobernantes: Liderazgo de adoración

March 19, 2014

Louisville

«…¿Será usted un anciano o anciana gobernante fiel, cuidando del pueblo, proveyendo para su adoración, educación y servicio?» (W-4.4003i[1]). Cuando los/as ancianos/as docentes son ordenados o instalados en la Iglesia Presbiteriana (EE.UU.), ellos prometen tomar una responsabilidad especial hacia la adoración de la congregación a la que sirven. Esto se debe a que nosotros entendemos que los/as ancianos/as gobernantes son líderes espirituales en la comunidad de fe, «personas de sabiduría y madurez en la fe, habiendo demostrado habilidades en el liderazgo y siendo compasivas en el espíritu» (G-2.0301). Por ende, es apropiado que los/as ancianos/as gobernantes tengan una participación regular en cuanto a la adoración, haciendo un buen uso de los regalos espirituales que Dios les dio.

Los/as ancianos/as gobernantes como lideres

Gloria a Dios: El Himnario Presbiteriano (Westminster John Knox Press, 2013) sugiere varias oportunidades para ancianos/as gobernantes (y diáconos/diaconisas) para ser líderes de adoración. (Véase en rojo o rubrica, en las pgs.1 -22). Así como indica la liturgia del himnario, en el servicio del día del Señor (servicio dominical) es especialmente apropiada para que los ancianos/as docentes:

  •  dirigir las oraciones de la gente;
  •  recibir la ofrenda y preparar la mesa del Señor;
  • dirigir la oración de dedicación, y
  • dar el mando al concluir el servicio.

Estas responsabilidades, cumplidas por el pastor(o los/as ancianos/as docentes) en la práctica de muchas congregaciones, son de hecho bastante consistentes con la vocación cristiana de los ancianos gobernantes en la búsqueda del bienestar de la congregación, haciendo uso de la buena administración de los dones materiales de la iglesia, y el líder la comunidad en la misión y el ministerio.

Los/as ancianos/as gobernantes celebran los sacramentos

Más allá de hablar y de servir en el culto del domingo (pero íntimamente relacionado con estas responsabilidades), aquí hay otras formas en que los/as ancianos/as gobernantes pueden ser líderes en la renovación de la fe de la Iglesia, la vida, y la liturgia:

  • fomentar un compromiso más disciplinado y más profundo con la Escritura, a través de la educación cristiana, el estudio en grupo pequeño, y la devoción personal;
  • ayudar a todos los miembros de la iglesia a discernir cómo vivir las promesas de su bautismo, nuestra ordenación común al ministerio en el nombre de Jesús;
  • abrir conversaciones sobre las celebraciones más frecuentes de la Cena del Señor, como un acto normal y alegre de gratitud por la gracia de Dios;
  • hacer espacio para la plena participación de los niños en el culto, en formas conscientes y vivaz, de acuerdo con su edad y capacidad, y
  • estimular a los miembros a tomar hasta la práctica de la oración diaria, ya sea a través de los servicios prestados en la Gloria de Dios, o con nuevos recursos como aplicación Oración diaria de la Iglesia Presbiteriana (EE.UU.) (ver pcusa.org /dailyprayer).

Estos son sólo algunos ejemplos de cómo los ancianos gobernantes pueden conducir en el «discernimiento de Espíritu y de gobierno del pueblo de Dios» (G- 2.0301).

Los/as ancianos/as gobernantes también tiene la particular responsabilidad de la «celebración de los sacramentos» (W-1.4004b).

Cuando la Cena del Señor se celebra, es apropiado para ancianos gobernantes:

  • distribuir los elementos (ya se practica en la mayoría de las congregaciones), pero también
  • participar en el «servicio entendido de la comunión», visitando a los miembros en sus casas y a los hospitalizados llevando el mensaje del evangelio, las oraciones de la congregación, el pan y la copa (W-3.3616e).

Cuando el Bautismo o la Confirmación de bautismo (o confirmación) se celebra, los/as ancianos/as gobernantes:

  • presentan candidatos para el bautismo o la reafirmación, y
  • dan las palabras de bienvenida que siguen al bautismo o la reafirmación.

Los/as Ancianos/as gobernantes alimentan la fe y la vida de la Congregación

Estas funciones reflejan la supervisión especial de los/as ancianos/as gobernantes hacia  la vida comprometida de la congregación, que busca «fortalecer y nutrir su fe y vida» (G-2.0301).

Además de las opciones dadas en Gloria a Dios, algunas otras posibilidades en el servicio para el día del Señor incluyen:

• liderar la llamada a la adoración, ya que la sesión es responsable de determinar los tiempos y lugares para el culto de la congregación (véase W-1.4004f);

•hablar sobre el resumen de la Ley de Dios (véase pg. 4 de la Gloria de Dios) o el llamado a la fidelidad, ya que los/as ancianos/as gobernantes están encargados ​​de «medir» el crecimiento de la comunidad en el discipulado (ver G-2.0301), y

• leer las Escrituras, ya que la sesión provee la proclamación de la Palabra (véase W-1.4004a).

Estas son las extensiones apropiadas del ministerio de los ancianos gobernantes como se indica en el PC (EE.UU.) 's Libro de Orden.

Los/as ancianos/as gobernantes ofrecen regalos

Al orar durante la imposición de manos en la ordenación, Dios ha dado a los/as ancianos/as gobernantes «los dones del Espíritu Santo para edificar la iglesia, para fortalecer la vida común de la gente, y para conducir con la compasión y la visión. En el camino de la fe y para la obra del ministerio, «oramos por» la alegría y la fuerza, la disciplina y la esperanza, la humildad, el humor y coraje, y un permanente sentido de la presencia de Dios» (Book of Occasional Services, Ginebra Press, 1999, pp 29-30). Que todos estos regalos serán suyos mientras lideren a la iglesia en la adoración del Dios trino y al servicio de la vida diaria.

David Gambrell es un Asociado de Adoración en la Oficina Presbiteriana de Teología y Adoración de la iglesia Presbiteriana (EE.UU.) y editor de Call to Worship: Liturgy, Music, Preaching, and the Arts.

Read this article in English.
사역장로에관하여: 예배리더십

Leave a comment