GIVE NOW to support Presbyterian Disaster Assistance’s response to the unaccompanied children and border crisis in the United States. Give now

Respecto a los Ancianos Gobernantes: Responsabilidades Financieras

April 15, 2014

Louisville

El Libro de Orden de la Iglesia Presbiteriana (EE.UU.) dice que los/as ancianos/as  gobernantes en un concilio de la iglesia deben ser « responsables de la dirección, orientación y gobierno de la porción de la iglesia que está bajo su jurisdicción», para que todas las cosas resulten en «la paz, pureza, unidad y progreso de ella bajo la voluntad de Cristo» (G-3.0102). En busca de esta responsabilidad, los/as ancianos/as gobernantes, entre otros asuntos, se han de asegurar que la administración de la iglesia y su misión son facultades y fortalecerse de tal manera que la iglesia pueda «ser un testimonio efectivo en el mundo de la nueva creación de Dios en Jesucristo y fortalece el testimonio de la iglesia de la misión del Dios Trino » (G-3.0106).

For more about the
information provided here
:

Please contact Martha Miller at martha.miller@pcusa.org and browse the Ruling Elders Web site.

Para asegurarse que la misión este administrada propiamente, cada concilio debe «preparar y adoptar un presupuesto» (G-3.0113) y en caso de las sesiones, «determinará la distribución del mismo» (G-3.0205). Adicionalmente, los concilios están obligados a asegurarse que «una revisión financiera completa de todos los libros y registros relacionados con las finanzas debe ser conducida una vez al año, por un contador público o una firma de contaduría pública o un comité de miembros versados en procedimientos de contabilidad» (G-3.0113).

Aunque el Libro de Orden no ordena  informes periódicos de todas las actividades financieras a un concilio que no sea anualmente, parece ser inconsistente con la buena administración y la supervisión del mismo concilio que no requiere dichos informes cada vez que tenga reuniones regulares establecidas. Además, el mandato dictamina « mantener los libros adecuados y registros que reflejen todas las transacciones financieras» y no puede ser llevado a cabo si el concilio no está revisando esos libros y registros en un plan que este programado, como mínimo, con las reuniones regulares (G-3.0205b). Así mismo, las decisiones de la obra misionera necesarias para llevar a cabo un testimonio eficaz requieren una  revisión regular de los libros y registros de manera que el concilio sea capaz de financiar ese trabajo de manera adecuada y sabiamente. 

“Las buenas prácticas empresariales y la administración de la misión no se excluyen mutuamente; más bien, son de cortesía y yo diría que es necesario, a condición de que siempre están atemperados por la exhibición del amor y la justicia de Jesucristo”

En mi experiencia, un concilio se convierte muy a menudo en uno complaciente sobre el ejercicio de su responsabilidad de supervisión de las finanzas de la iglesia y termina con la difícil tarea de construir y reconstruir los libros y registros contables después de fraude o robo cuando se han detectado. Tal incumplimiento por parte de un concilio, puede crear un gran daño a la misión de la iglesia, la credibilidad del concilio y el autor del fraude o robo. Es sólo a través de la supervisión diligente de todos los participantes en la administración y la contabilidad de los recursos financieros en donde las iglesias siguen siendo responsables y francamente, siguen siendo honestos en su papel particular en la administración financiera. Con esto en mente, es importante tener en cuenta que el Libro de Orden también establece que « todas las ofrendas serán contadas y registradas por lo menos por dos personas debidamente autorizadas para ello, o una persona con una fianza» (G-3.0205a).

En resumen, una sesión, o para el caso cualquier concilio de la iglesia, que no lleve a cabo meticulosamente sus responsabilidades de supervisión de los recursos financieros con los que se le han encomendado por sus miembros, está abriendo la puerta al fraude, a la mala gestión y en definitiva, un gran daño al bienestar espiritual de aquellos que han violado la responsabilidad de mantener las buenas prácticas financieras y para todo el cuerpo de Cristo, para quienes el concilio tiene la responsabilidad. Al final, el testimonio eficaz de la iglesia está comprometido.

Por último, hay que señalar que sí, que somos la iglesia, pero también son los concilios de la iglesia que no pueden salirse de las buenas prácticas empresariales en la puerta de la iglesia al entrar en el trabajo y la misión de Dios. De hecho, podemos y debemos llevar esas buenas prácticas en nuestro trabajo para que seamos capaces de cumplir eficazmente con el testimonio y el trabajo, recordando siempre que podemos incorporar estas prácticas en nuestra vida comunitaria. Por lo tanto, las buenas prácticas comerciales y la administración de la misión no se excluyen mutuamente; más bien, son de cortesía y yo diría que es necesario, a condición de que siempre están atemperados por la exposición de «el amor y la justicia de Jesucristo» (W-4.4003i).

Como ancianos gobernantes, uno de los votos que tomamos cuando vamos a ser ordenados en este servicio es que seremos «un anciano o anciana gobernante fiel, cuidando del pueblo, proveyendo para su adoración, educación y servicio» (W-4.4003i). El ejercicio de sus responsabilidades fiduciarias de supervisión en la administración de la misión le permitirán a usted y las personas en cuyas manos Dios le ha confiado para que sean alimentados, servidos y para adorar a Dios en «obediencia a Jesucristo» (W-4.4003d).

Conrad M. Rocha es un anciano gobernante y actualmente se desempeña como secretario permanente y ejecutivo del Sínodo del Suroeste. Él también es un abogado licenciado en Nuevo México y se desempeña como director ejecutivo de una organización sin fines de lucro que provee servicios legales civiles gratuitos a los pobres en Nuevo México. Se ha desempeñado en todos los niveles del concilio de la iglesia como voluntario, antes de unirse al personal del sínodo. También pasó 6 años y medio como asesor fiscal en la firma de contaduría más grande del mundo en aquel entonces.

Este es el segundo artículo en  Respecto a los Ancianos Gobernantes: Una serie mensual para Servir fielmente. Busque futuros artículos sobre temas tales como la relación entre ancianos y ancianas gobernantes y la Asamblea General, ancianos gobernantes como líderes espirituales y ancianos gobernantes como moderadores de reuniones.

Read this article in English.

Leave a comment