GIVE NOW to support Presbyterian Disaster Assistance and World Mission responses to urgent humanitarian crises in West Africa and the Middle East. Give now

Declaración de la Iglesia Presbiteriana (EE.UU.) afirma el apoyo histórico para las Naciones Unidas

April 4, 2014

Louisville

La Iglesia Presbiteriana (EE.UU.) y sus denominaciones predecesoras han reconocido desde hace tiempo la necesidad de honrar a las profundas conexiones dentro de nuestra familia humana y para despertar a un nuevo espíritu de comunidad y cooperación internacional. Ellos han visto a las naciones unidas jugar un papel importante al respecto. La 155ª Asamblea General (1943) de la Iglesia Presbiteriana en los Estados Unidos de América adopto una Declaración de Principios para una paz justa, la cual hablaba de la necesidad de que la comunidad internacional se organicé a sí misma para «preservar la paz, mantener la ley internacional [y] proveer adaptaciones a las condiciones cambiantes». La156a Asamblea General (1944 de la Iglesia Presbiteriana en los Estados Unidos de América afirmo que una organización internacional «debía recibir una responsabilidad suficientemente amplia para ejercer una influencia constructiva sobre la vida de las naciones y  dotarla de responsabilidades curativas y creativas acordes con al menos los problemas más importantes que surjan en las relaciones entre las naciones». Si bien reconoce que las Naciones Unidas, como cualquier institución, no es perfecta, las asambleas generales posteriores han reafirmado su apoyo a las Naciones Unidas, y pidió un fuerte compromiso de los Estados Unidos y la participación en la organización.

A través de los años, los presbiterianos se han involucrado con las Naciones Unidas como individuos, así como las congregaciones, los concilios medios, y como una denominación. Hemos orado por las Naciones Unidas y hemos mantenido un testigo en el nombre de Jesucristo dentro de la comunidad de las Naciones Unidas. Hoy en día, la Iglesia Presbiteriana (EE.UU.) tiene un estatus consultivo especial ante las Naciones Unidas a través del Consejo Económico y Social de las Naciones Unidas. Esto permite que nuestra voz sea escuchada por una audiencia verdaderamente global y contribuye a su agenda por medio de la asistencia a conferencias y eventos internacionales, las declaraciones escritas y orales en estos evento, la organización de eventos paralelos y laterales en estos eventos, y participando en las actividades de promoción y creación de redes de contacto. El Ministerio Presbiteriano en las Naciones Unidas en la actualidad representa a la Iglesia Presbiteriana (EE.UU.) en las Naciones Unidas. El ministerio inspira, equipa y conecta a los presbiterianos del ministerio como fieles discípulos de Jesús en la comunidad global. El ministerio defiende la paz y la justicia en las Naciones Unidas, basadas en las políticas de las asambleas generales presbiterianas.

La 220a Asamblea General (2012) expreso repetidamente su apoyo a las Naciones Unidas:

Acerca el apoyo a las Naciones Unidas—Desde el Presbiterio de Greater Atlanta

La 220a Asamblea General (2012) de la Iglesia Presbiteriana (EE.UU.) aprobó lo siguiente:

  1. Afirmar el apoyo histórico a las Naciones Unidas por parte de la iglesia  como instrumento de construcción  y consolidación de la paz y un garante de los derechos humanos y legales de las personas y las naciones.
  2. Felicitar a  las Naciones Unidas por sus esfuerzos para combatir a la pobreza, el hambre y el desempleo; trabajar para el desarrollo económico; ampliar las oportunidades educativas; cuidar la creación; mejorar la salud de los humanos; combatir el VIH/SIDA, la tuberculosis, el paludismo y otras enfermedades; y mejorar la condición de las mujeres, los niños, los pueblos indígenas, las personas de color, y otros que muy a menudo son marginados/as
  3. Agradecer a los presbiterianos por el compromiso con las Naciones Unidas desde su creación hasta la actualidad.
  4. Felicitar al ministerio presbiteriano en las Naciones Unidas por su gran testimonio a través de seminarios educativos, programas congregacionales, la cooperación ecuménica e interreligiosa, la reflexión estratégica y la promoción de la justicia y la paz internacional.
  5. Animar a los presbiterianos individualmente, tanto como a las congregaciones, concilios medios y otros grupos para aprender, orar, apoyar y hacer uso del ministerio presbiteriano en las Naciones Unidas en su labor de inspirar, equipar y conectar a los presbiterianos, al personal de las misiones presbiterianas, y a nuestros socios para el ministerio como fieles discípulos de Jesús en la comunidad mundial y para dar testimonio a la comunidad de las Naciones Unidas en el nombre de Jesucristo, sobre la base de las políticas de las asambleas generales de la Iglesia Presbiteriana (EE.UU.).
  6. Instar a los seminarios, las universidades, los colegios y los ministerios universitarios relacionados con la Iglesia Presbiteriana (EE.UU.) para que proporcionen oportunidades para que los profesores y los estudiantes aprendan acerca de los propósitos y la misión de las Naciones Unidas.
  7. Hacer un llamado al gobierno de los Estados Unidos a:
    1. acoger la pacificación a través de la diplomacia multilateral en lugar de la fuerza unilateral;
    2. apoyar esfuerzos para fortalecer a las Naciones unidas y las reglas de la ley internacional;
    3. asegurar que las obligaciones financieras de las Naciones Unidas se cumplan adecuada y rápidamente;
    4. revocar las leyes que obligan a un corte automático de apoyo de EE.UU. a las agencias de la ONU que permiten a Palestina como miembro; y
    5. mostrar sus compromisos con la extensión de la orden internacional a través de la ratificación de los principales tratados internacionales aún pendientes de ser llevados a cabo a en los EE.UU., incluida la Ley del Tratado del Mar; el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y la Convención sobre los Derechos del Niño; y la Convención sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación contra la Mujer
  8. Dirigir al Secretario Permanente a comunicar esta resolución a la iglesia, al presidente de los Estados Unidos, al secretario de estado de los Estados Unidos, a todos los miembros del congreso, al secretario general de las Naciones Unidas, al presidente de la Asamblea General de las Naciones Unidas y a todas las misiones de las Naciones Unidas. (Minutas, 2012, Parte I, pp. 1301ff.)

Primordial a nuestra herencia reformada es entender que el seguimiento de Jesús implica una vida pública espiritual profunda: llevar nuestra fe al mundo para ayudar a dar forma a las políticas que rigen nuestra vida en común en nuestras comunidades, nuestro país, y el vecindario global. Los presbiterianos viven la vida pública tanto como nos relacionamos con las Naciones Unidas en el nombre de Jesús.

Read this article in English.

Read this article in Korean. (유엔에대한미국장로교의역사적지원을긍정하는선언문)

Leave a comment