GIVING TUESDAY-DECEMBER 2 | Calendar Reminder | Make a Gift

Experimentamos con la amplitud y la profundidad de la IP (EE.UU.)

August 13, 2014

El mes pasado ha sido una notable oportunidad excepcional de ver y experimentar el amplio alcance de la Iglesia Presbiteriana (EE.UU.) y nuestras relaciones.

Todo comenzó con un paseo agradable en el desfile del 4 de julio en Montreat, donde vimos cientos de maravillosos presbiterianos reunidos para celebrar a nuestra nación y sentimos la cálida acogida de la iglesia en general hacia el papel de moderador.

Luego fuimos a la Casa Blanca, donde presenciamos al Presidente Obama firmar una ley que impide la discriminación contra los empleados del gobierno federal basada en la relación u  orientación de género. Uno de los aspectos más destacados fue una gran cantidad de personas agradecieron a la IP (EE.UU.) por su constante atención a los asuntos de la justicia. Estas personas no se referían a que apreciaban el apoyo del matrimonio gay. Ellos sabían lo que habíamos hecho en nuestra Asamblea General, y expresaron gratitud que hemos hecho provisiones para la gente siga su conciencia en lugar de imponer restricciones a las personas, no importa del lado que estén. Algunos incluso dijeron que estaban considerando unirse a la IP (EE.UU.) a causa de nuestro deseo sincero de seguir la llamada de Cristo hacia la paz y la justicia. Me sorprendió que la reacción fuera tan amplia y que venga de tantas diferentes personas.

Después nos dirigimos a Nueva York, donde tuve el privilegio de reunirme con varios destacados rabinos judíos, así como algunos ministros presbiterianos igualmente sobresalientes. El objetivo de la reunión era escuchar las preocupaciones de aquellos  reunidos, que son dedicados colaboradores en los últimos años. Como indicaron mi correspondencia y mis conversaciones, muchas personas judíos estuvieron afectados por nuestra decisión de desinvertir en algunas empresas las cuales hacen negocios y apoyan los esfuerzos de guerra en Israel. Las personas reunidas escucharon con atención una breve descripción de la política presbiteriana (para que supieran el moderador tiene poco poder para influir o cambiar votos) y escuchar cómo nuestra iglesia discernió y deliberó en las decisiones.

También sabían y que oyeron una vez más, que nuestra iglesia esta claramente dividida sobre el camino que nos sentimos llamados a seguir. Eso no cambia los resultados y ellos lo entendieron. Pero hemos sido capaces de hablar de la manera de ser justos y honestos en nuestras comunicaciones a medida que avanzamos en representación de las complejidades de la actual guerra que se libra en Israel y Gaza. Yo estaba agradecido por su actitud receptiva y disposición al diálogo. Y ellos también reafirmaron el hecho de que históricamente nuestra postura por la justicia y la actitud receptiva era algo que ellos aprecian.

Cuando regresé a mi casa en Montreat, me ofrecieron el privilegio de reunirme con Ali Abunimah, un conocido autor y periodista palestino y frecuente invitado en CNN y otros programas de noticias. Ali estaba en Asheville para hablar en una reunión de cuáqueros, y para una firma de libros. Ali compartió conmigo la gratitud del pueblo palestino por la ayuda que presbiterianos han dado con la interpretación de sus súplicas por la paz y la justicia. Él entiende que somos una iglesia dividida sobre la mejor manera de participar, pero dijo que nuestra postura histórica hacia la justicia para todos los hijos de Dios, es admirada en todo el mundo.

Luego vino una visita al Presbiterio de Western Carolina del Norte, mi presbiterio, donde tuve el privilegio de saludarlos y predique en el culto de apertura. Fue un encuentro cálido y amable de presbiterianos, y cuando los comisionados a la Asamblea General dieron sus informes, el resto de los reunidos quedamos maravillados sobre su sabiduría, su conocimiento, su competencia, su fidelidad y su compromiso. Impresionante no es un término adecuado para definirlos.

De ahí hasta el final del mes y en la primera parte de agosto fui a Ft. Worth para asistir a la Conferencia Nacional de las Iglesias Multiculturales de la IP (EE.UU.) Como un anciano hombre blanco, estaba muy consciente e impresionado por la manera de cómo está cambiando la cara de nuestra iglesia. Considerando que varios cientos de personas eran todos miembros de una denominación, representamos a diferentes edades, razas, culturas, géneros y otros datos demográficos. Y a medida que oramos y cantamos juntos, a menudo hemos sido invitados a hacerlo en "el lenguaje que mejor representa nuestro corazón," me di cuenta de que mi Inglés podría haber sido una lengua minoritaria a la gran cantidad de diferentes lenguas que se ofrecen. Me sentí abrumado por la unidad de la diversidad, y el privilegio de estar en un entorno donde el amor de Cristo es el fundamento de nuestra reunión.

Que Dios, como al IP (EE.UU.), nos permitan convertirnos en uno en el nombre de Jesucristo. Que los asuntos que nos hacen estar en desacuerdo siempre puedan ser vistos en el contexto del mensaje básico de que somos como hijos de un Dios amor y afecto.

Read this article in English.

Read this article in Korean.

Leave a comment