Conversaciones sobre Cuba con las iglesias Reformadas en las Américas

Las personas participantes se reunieron para hacer una lectura de género de Accra + 10

April 20, 2016

Participants in the WCRC bi-regional conversation between CANAAC and AIPRAL in Matanzas, Cuba, January 20-25, 2016.  Photo by Amaury Tañón-Santos

Participants in the WCRC bi-regional conversation between CANAAC and AIPRAL in Matanzas, Cuba, January 20-25, 2016. Photo by Amaury Tañón-Santos

Mantazas, Cuba

Matanzas, Cuba-Representantes de quince miembros en comunión de la Alianza de Iglesias Presbiterianas y Reformadas de Americana Latina (AIPRAL) y el Consejo de Área de América del Norte (CANAAC) se reunieron recientemente para la Lecturas sobre Género de los Signos de los Tiempos: Conversaciones Birregional con Accra +10.

La consulta altamente simbólica y contextual fue patrocinada por el Consejo Mundial de Iglesias Reformadas (CMIR) y alojada en el Seminario Evangélico de Teología en Matanzas, Cuba.

El CMIR está sosteniendo conversaciones birregionales que tienen en cuenta el impacto de la Confesión de Accra diez años después de su adopción en preparación para el Consejo General de la CMIR en el 2017. La confesión fue adoptada en 2004 por el Consejo General de la Alianza Reformada Mundial en Accra, Ghana. Atiende asuntos de justicia económica y la destrucción de la tierra.

Al mismo tiempo, muchas iglesias estadounidenses están examinando la inclusión de la Confesión de Belhar, que habla de la raza y la reconciliación. La Iglesia Presbiteriana (EE.UU.) votará para agregar la confesión a su Libro de Confesiones en su Asamblea General #222 (2016) en junio.

Utilizando las confesiones de Accra y Belhar como marco, la conversación birregional en Cuba se centró en los desafíos de equidad de género y las disparidades raciales en la economía, el  acceso político y el desarrollo social prevalentes en todo el ancho de la región de América. Cuba sirvió como una importante base para estas conversaciones.

The interior courtyard and former prison cells at San Severino Castle, one of the first ports of entry of the transatlantic slave trade. It’s now home to the UNESCO Slave Route Museum. Photo by Molly Casteel

The interior courtyard and former prison cells at San Severino Castle, one of the first ports of entry of the transatlantic slave trade. It’s now home to the UNESCO Slave Route Museum. Photo by Molly Casteel

Comenzando las conversaciones y como parte de establecer aprendizaje mutuo y una base de trabajo, el grupo visitó el Castillo San Severino. Construido con mano de obra esclava africana a partir de la década de 1690, San Severino fue uno de los primeros puertos de entrada de la trata transatlántica de esclavos y como un centro de distribución de esclavos/as africanos/as a través del siglo 18. El castillo ahora alberga el Museo de la Ruta del Esclavo de la UNESCO en Cuba.

El grupo también aprendió de los líderes de la Iglesia Presbiteriana-Reformada en Cuba sobre la historia y la misión de la Iglesia cubana, y los participantes se reunieron con economistas y periodistas cubanos para hablar sobre la historia, los avances y los retos actuales de la economía de Cuba, reformas sociales y la política.

Un panel de diálogo con la profesora cubana de estudios de género, Ofelia Ortega, y la líder feminista y periodista cubana, Isabel Moya, se centró en las secciones transversales de género en los estudios teológicos, la construcción socio-política, la educación y la economía.

El contexto, junto con robustas conversaciones bíblicas y teológicas, llevó al grupo a articular los lentes a través de los cuales se lee la violencia en la región:

  1. estudios de género como una herramienta para el empoderamiento de la mujer y como marco para el desarrollo de las relaciones de género equitativas y solidarias;
  2. discriminación basada en la raza y el origen tan penetrante a través de la región americana, en particular la privación de derechos de las comunidades indígenas, las personas de ascendencia africana y personas que han sido desplazadas y emigraron;
  3. la correlación compleja e innegable entre la pobreza, el racismo y la subvaloración de la mujer, y sus elementos socioculturales, políticos y religiosos;
  4. las múltiples manifestaciones de la violencia en toda la región, y la forma en que afectan en primer lugar y sobre todo a las mujeres, la niñez, los pueblos privados de sus derechos; y
  5. la relación de los antes mencionados con el medio ambiente, y que requieren las acciones de protección y renovación por parte del Pueblo de Dios.

Se reconocieron múltiples convergencias y áreas para la cooperación y el trabajo misional conjunto. Dos propuestas hacen un llamado para el intercambio intencional de liderazgo pastoral a través de las iglesias miembros del AIPRAL y CANAAC, y el estímulo para cada comunidad de articular las acciones políticas y sociales dirigidas a la justicia de género y la justicia ambiental y contra la xenofobia en sus países, y para comunidades que son miembro y las organizaciones regionales a organizar formas de apoyar a cada iglesia en sus acciones nacionales.

Una carta pastoral será distribuida por la CMIR a las iglesias miembros. Un resumen detallado de la reunión y la lista propuestas de acciones compartidas se enviará a los/as participantes.

Los/as representantes de la IP (EE.UU.) en la reunión fueron desafiados/as por el artículo 42 de la Confesión de Accra: "ahora proclamamos con pasión que vamos a comprometernos, nuestro tiempo y nuestra energía para el cambio, la renovación y la restauración de la economía y la tierra, eligiendo la vida, para que nosotros/as y nuestros/as descendientes podamos vivir".

"Volvemos a nuestra iglesia comprometidos/as con los retos de esta conversación, y en espera de las muchas formas en que la IP (EE.UU.) asumirán los llamados de la próxima carta pastoral, y para seguir de pie en solidaridad con nuestros hermanos y hermanas del continente americano ", dijo el grupo.

La IP (EE.UU.), una iglesia miembro del CANAAC, estuvo representada por Molly Casteel de la Oficina de la Asamblea General. También participaron a través de la relación con AIPRAL:  Miguel A. Rosa Morales; Gustavo Quintero-Casariego; Yilza Saliva Mejill del Sínodo de Boriquén en Puerto Rico; y Amaury Tañón-Santos del Caucus Hispano Latino.

La reverenda Molly Casteel es la Asistente del Secretario Permanente y Gerente de Representación, Inclusividad y la Formación de Ancianos/as Gobernantes en la Oficina de la Asamblea General. El reverendo Dr. Amaury Tañón-Santos es el Líder Sinodal de Redes para el Sínodo del Noreste.

Read this article in English.

Leave a comment