Secretario Permanente de la IP (EE.UU.) envía carta de apoyo a la Iglesia Presbiteriana de Colombia con respecto a los acuerdos de paz

September 15, 2016

Louisville

Queridas hermanas y hermanos de la Iglesia Presbiteriana de Colombia, 

¡Que la gracia y la paz estén con ustedes en nombre de nuestro Señor Jesucristo!

Nos regocijamos con la posibilidad de paz en su país, que ha vivido en guerra desde hace más de cincuenta años. El acuerdo de paz resuelto por el gobierno de Colombia y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) es un paso histórico después de cuatro años de negociaciones detalladas. El proceso que se describe es sin duda imperfecto, como inevitablemente son todos los planes humanos. Todavía queda mucho por hacer, avanzando por el camino de la paz, y la iglesia de Cristo tendrá mucho que ofrecer en el camino. Como usted escribió a principios de este año en su nueva política para el establecimiento de la paz, «La actitud de la iglesia no puede ser la de un espectador, sino que debe estar comprometido activamente con la paz».

Nuestras iglesias han recorrido juntas en el servicio fiel durante 160 años. En lo que va del siglo XXI, nos han invitado a profundizar nuestras conexiones. Celebramos con ustedes las alianzas misioneras existentes con cinco presbiterios estadounidenses, al orar unos por otros y se visitan con regularidad, compartiendo alegrías y visiones para el ministerio. Sus testimonios, los cuales demuestran fidelidad en tiempos de prueba, nos han desafiado a una comprensión más profunda de dónde y cómo Dios está presente en el mundo de hoy. Ustedes nos han invitado a tratar de influir en la política del gobierno de los EE.UU. en favor de la paz y la justicia. Juntos hemos elaborado declaraciones que han sido aprobadas por nuestra Asamblea General en apoyo a la labor de la paz en Colombia. Ustedes nos han pedido que les acompañemos a lugares donde sus líderes y comunidades han sido amenazadas, maltratadas y acosadas. Hemos recibido a algunos de esos mismos líderes cuando buscaron refugio temporal en los EE.UU., cuando los peligros parecían demasiado grandes. Ustedes han acogido a misioneros de la IP (EE.UU.) que han servido en la educación teológica y en el acompañamiento pastoral por la paz y los derechos humanos. Han acogido a nuestros jóvenes adultos voluntarios y les han ayudado a transformar sus vidas, mientras aprendían sobre el servicio cristiano junto con ustedes. Ustedes nos han mostrado lo que significa vivir fielmente en la esperanza cristiana, y estamos muy agradecidos.

El acuerdo de paz con las FARC es un paso importante. Entendemos que, en octubre, el pueblo colombiano votará para acoger o rechazar este acuerdo, y nos unimos a ustedes en la esperanza de que sea aprobado. Sin embargo, sea cual sea la decisión, sabemos que aún queda mucho por convertir el establecimiento de la paz con justicia una realidad. Queda mucho por hacer para reconstruir los sistemas de apoyo esenciales para los colombianos más vulnerables, para fortalecer el estado de derecho, y para hacer frente a los actuales retos planteados por las fuerzas restantes de la guerrilla, los grupos paramilitares y las pandillas criminales que operan en el país.

A medida que avanzamos hacia este nuevo periodo, nuestros pensamientos y oraciones están con ustedes, y con la ayuda de Dios, vamos acompañándoles de manera significativa en este ministerio difícil y vital a la que son llamados.

«No hay ni razones ni excusas para ignorar el llamado de nuestro Señor Jesucristo para ser constructores de paz. ... Nuestra vocación es la paz». Estas son las palabras que la Iglesia Presbiteriana de Colombia ha afirmado. Que Dios les sostenga, les oriente, y les de la fuerza durante estos días, y que nos dé sabiduría y valor para trabajar junto a ustedes para la gloria de Dios.

El Reverendo Dr. J. Herbert Nelson, II
Secretario Permanente de la Asamblea General
Iglesia Presbiteriana (EE.UU.)

Read this article in English.

한국어

Leave a comment