Presbyterian Disaster Assistance is helping! We're responding to Harvey (GIVE NOW) and Irma (GIVE NOW).

Con respecto a los(as) ancianos(as) gobernantes: Los(as) ancianos(as) gobernantes y la nueva membresía

February 15, 2017

ruling elders logo

Louisville

La Iglesia es el cuerpo de Cristo actuando en el mundo como testigo del evangelio de gracia. Si la Iglesia debe servir como fiel evangelista fiel de Cristo en la comunidad activa, entonces debe trabajar en la participación y el examen de nuevos(as) miembros.

Un(a) miembro activo(a) es aquel(la) que hace una profesión de fe en Cristo, ha sido bautizado(a), y es recibido(a) en el cuerpo por un acto del consistorio. Como comunidad de fe, la Iglesia confía su vida a Dios y trabaja para convertirse en una comunidad de esperanza, «regocijándose en el conocimiento seguro y certero de que Dios, en Cristo, está haciendo una nueva creación. Esta nueva creación es un nuevo comienzo para la vida humana y para todas las cosas. La Iglesia vive en el presente de la fuerza de esa nueva creación prometida». «La Iglesia ha de ser una comunidad de testimonio, señalando más allá de sí misma a través de palabras y obras hacia las buenas nuevas de la gracia transformadora de Dios en Jesucristo su Señor». (Libro de Orden, F-1.0301) 

«La membresía ... es un gozo y un privilegio. También es un compromiso a participar en la misión de Cristo» (Libro de Orden, G-1.0304). Por lo tanto, es apropiado que los(as) nuevos(as) miembros sean preparados(as) y examinados(as) por el consistorio para ser miembros, supervisando su cuidado y su crecimiento. 

Mientras que «a ninguna persona se le negará el derecho de ser miembro por ninguna razón que no esté relacionada a la profesión de fe» (Libro de Orden G-1.0302), incluso si un(a) nuevo(a) miembro se está uniendo por carta de transferencia o reafirmación de fe, renovando así un compromiso de fe hecho en una fecha anterior, todavía se están consagrando a una nueva congregación y deben saber cómo la misión y el ministerio de Cristo se viven en esa asamblea en particular. Si bien el(la) pastor(a) puede ser útil para compartir esta información y es, a menudo, la persona que dirige una «nueva clase de miembros», el consistorio tiene una mejor condición para contar la historia de la iglesia e invitar a dialogar sobre áreas de interés mutuo y dedicación. Tal dialogo puede ayudar a los(as) ancianos(as) gobernantes a discernir una disposición individual para crecer en la fidelidad del pacto.

El término de una nueva clase de miembros depende en gran medida de la madurez espiritual y el nivel de discipulado ya alcanzado por los individuos que buscan pertenecer al cuerpo. Sin embargo, por lo general tales clases podrían alzar:

  • Ser una persona presbiteriana; la historia, política y doctrina de la iglesia.
  • Ser una persona presbiteriana en este lugar; la historia, misión y servicio de la congregación, como también las expectativas de la membresía.
  • La intersección de la vida y la fe, incluyendo un inventario de dones y talentos.
  • Y, especialmente para aquellas personas que hacen una profesión de fe, desarrollar una declaración de fe que habla de su confianza en Dios, su dependencia de la gracia, y la evidencia del Espíritu moviéndose dentro de ellas, llevándolas a confesar a Cristo como Señor y aceptar las responsabilidades de la membresía.

En la iglesia a la que sirvo, esa declaración toma muchas formas. Recientemente, un confirmado compuso una pieza musical en tres partes para profesar su fe. Otra creó una danza litúrgica que ella realizó y describió con hermoso detalle.

Los(as) nuevos(as) miembros traen energía, alegría y esperanza a una congregación. También nos animan a acoger la nueva creación en Cristo. La preparación, el examen y la celebración de estos(as) nuevos(as) miembros en un momento de nuevo compromiso con el ministerio de la Iglesia pueden impulsar una experiencia del Espíritu que conduce a la renovación congregacional.


La Reverenda Dra. Rhonda Myers es pastora de la Iglesia Presbiteriana Chapel Lane en Midland, Michigan, sirve como presidenta del CPM de su presbiterio, y está casada con un pastor interino intencional, el Reverendo David Myers, quien actualmente está sirviendo en Linden, Michigan

For more about the information provided here, please contact Martha Miller at martha.miller@pcusa.org and browse the Ruling Elders website.

Read this post in English and 한국의.

Leave a comment