LOUISVILLE
Robina Winbush (a la izquierda) asistió a un desayuno ecuménico en la 223a Asamblea General en St. Louis con Co-moderadores, Elder Vilmarie Cintrón-Olivieri y la Reverenda Cindy Kohlmann.

Robina Winbush (a la izquierda) asistió a un desayuno ecuménico en la 223a Asamblea General en St. Louis con Co-moderadores, Elder Vilmarie Cintrón-Olivieri y la Reverenda Cindy Kohlmann. —Foto Aportada

Robina Winbush (izquierda) asistió al desayuno ecuménico en la 223a Asamblea General en St. Louis con las co-moderadoras, la anciana gobernante Vilmarie Cintrón Olivieri y la reverenda Cindy Kohlmann.

Grupos ecuménicos e interreligiosos en todo el mundo están de luto por el fallecimiento de la reverenda Robina Winbush. La directora de Relaciones Ecuménicas en la Oficina de la Asamblea General de la Iglesia Presbiteriana (EE. UU.) falleció el martes mientras regresaba de una visita de 10 días en el Medio Oriente. Estaba saliendo de Nueva York cuando se derrumbó en el aeropuerto.

Nacida en Columbus, Ohio, Winbush recibió su educación en las universidades Kent State y Harvard, así como en el Seminario Teológico Union en Nueva York. Ella comenzó su ministerio en la IP (EE. UU.) hace más de 30 años cuando la iglesia abrió sus oficinas en Louisville, Kentucky. Sirvió en un papel ecuménico en Misiones Globales antes de tomar un llamado pastoral en Queens, Nueva York.

El reverendo Cliff Kirkpatrick, quien originalmente se desempeñó como jefe de Misiones Globales y más tarde como Secretario Permanente de la IP (EE. UU.), contrató a Winbush para dirigir las relaciones ecuménicas en la OGA.

"Me dijo que volvería con una condición: tendría que ir ante su congregación en Queens y decirles por qué era importante que su ministerio viniera aquí", dijo. “Nadie tiene más pasión ecuménica que Robina. Fue líder en el movimiento ecuménico en este país y en el Consejo Mundial de Iglesias. Uno siente que es un mal momento para perderla, pero su espíritu se quedará con nosotros y continuará fortaleciéndonos .”

El reverendo Dr. J. Herbert Nelson II, secretario permanente de la IP (EE. UU.), fue presentado a Winbush por primera vez poco después de que comenzó a trabajar para Misiones Globales.

“Dio su vida por fomentar relaciones duraderas en todo el mundo. Su testimonio como una fiel líder ecumenista e interreligiosa fue sellado por la amplia gama de impacto global que tuvo tanto en las personas como en las instituciones", dijo.

El reverendo Tom Hay, secretario asociado y director de operaciones de la asamblea de OGA, dice que la iglesia perdió a una buena amiga y colega.

"No sé cuántas veces estuve en una reunión donde Robina llevaba la conversación, sin importar el tema, hacia Jesús", dijo Hay. "Ella tenía una forma natural de recordarnos que el fundamento de nuestro ministerio es Jesús y que todo lo que hicimos debe ser responsable ante el testimonio de Cristo.”

"El cuidado y apoyo de Robina hacia nuestros invitados ecuménicos en cada Asamblea General fue un testimonio para todos nosotros, el verdadero significado de la hospitalidad. Ella nos llamó a todos a ser una iglesia y a un Señor más amplio .”

La reverenda dra. Diane Moffett, presidenta y directora ejecutiva de la Agencia Presbiteriana de Misión, considera que la pérdida de Winbush es personal.

“Conozco a Robina Winbush desde antes de ser ordenada en 1987. Hemos sido amigas durante todo nuestro llamado. Estoy devastada por su muerte, sufriendo egoístamente ya que era la única de mis amigas cercanas que vivían en Louisville", dijo. "Estoy agradecida por su vida y su legado, y la extrañaré profundamente.”

Kerry Rice, vicesecretario permanente de la OGA, dijo que Winbush era la cara del movimiento ecuménico de la IP (EE. UU.).

"Nos ayudó a todos a recordar por qué éramos presbiterianos; no, nos desafió a recordar por qué éramos presbiterianos", dijo. “Ella podría articular de manera útil qué dones trajimos al movimiento ecuménico y por qué necesitábamos los dones de nuestros hermanos y hermanas ecuménicos. Aunque Robina fue una profeta, también tuvo una gran compasión y ayudó a otras personas a superar su propio dolor .”

La Reverenda Everdith Landrau se unió recientemente a los ministerios ecuménicos y trabajó estrechamente con Winbush en sus últimos meses.

"Creo que su legado será todo lo que hizo en el movimiento ecuménico que representa a la Iglesia Presbiteriana (EE. UU.). Ella fue una pionera y una mujer fuerte en la fe ", dijo. “Robina tenía un conjunto de conocimientos como ninguna otra persona. Era inteligente y tenía bastantes experiencias globales incomparables. Sus conocimientos, contribuciones y sabiduría serán extrañados por muchas personas.”

El reverendo Dr. Eileen Lindner, pastora retirada, era una amiga cercana.

"Era una representante maravillosa para el pueblo presbiterianos y cristiano estadounidense ... Ella conocía a todos en todos los continentes", dijo Lindner. “Ella era el tipo de persona que les recordaba a los presbiterianos todos los días y de todas las formas que Dios ama a todas las personas. Tenemos que llegar a personas de otras tradiciones y confesiones s, y personas que no tienen fe, no para pedir disculpas o comprometer nuestra fe, sino para celebrar nuestra fe y la de ellos .”

Winbush participó en varios comités y organizaciones denominacionales y ecuménicos nacionales e internacionales. Entre ellos se encuentran el Consejo Nacional de Iglesias de Cristo en los Estados Unidos, el Consejo Mundial de Iglesias, la Comunión Mundial de Iglesias Reformadas y el personal nacional de Church Women United.

“Esta fue una noticia muy triste e impactante. Parece increíble que ella ya no esté.”


[ English ]