Respecto a los/as ancianos/as gobernantes: una serie mensual para líderes espirituales

El don del presente

December 15, 2017

Ruling Elders Logo

Mientras crecía, cada Navidad la pasábamos en casa de mis abuelos en San Juan Bautista, California. Imagine a una treintena de parientes que ríen, comen, bromean y se abrazan en un pequeño hogar hecho de madera de dos dormitorios. Los niños y niñas pasaban de la sala de estar, con su televisión majestuosa y cuadrada, al comedor, a la cocina siempre ocupada presidida por mi abuela, al porche cerrado, al camino de entrada, al establo y al campo de atrás donde mi abuelo vigilaba al cerdo ahumado, con mi papá y mis tíos haciéndole compañía. Y luego, otra vez del campo de atrás, atravesando del establo, al otro lado del camino de entrada, al porche trasero, atravesando la cocina aún ocupada, pasando por el comedor y a la sala de estar.

De vuelta a casa, mi madre volteaba los ojos y decía: «¡había un montón de gente!» Pero para una niña, era glorioso. Y a medida que fui creciendo y «me gradué» en la cocina con mi hermana y mi prima, fue maravilloso.

Tanto mi esposo como yo crecimos con este modelo de Navidad. Lo extrañamos como también a nuestros miembros mayores de la familia que nos amaron con esos brazos abiertos. Es una riqueza que llevamos dentro todo el año.

Pero ahora es la época de fiestas y duele. Nuestra familia está geográficamente dispersa. Esa gran mesa de comedor es demasiado grande para nuestro departamento y, aunque todavía estuvieran con nosotros, nuestros miembros mayores tendrían problemas para subir las escaleras hasta el segundo piso.

¿Que dolor en el pecho guarda este año?
¿Que es lo que anhela en este momento?

Está bien si nos sentimos tristes por extrañar el pasado, o nos preocupa el futuro (a corto o largo plazo). El problema es que nos quedemos allí.

En su sabio librito, El arte del pastoreo: reflexiones contemplativas (Art of Pastoring: Contemplative Reflections en inglés), el autor William C. Martin escribe que hay dos preguntas inesperadas que deben responderse para acercarse a Dios.

La primera pregunta es «¿Qué hora es?»
La segunda pregunta es «¿Dónde estás?»
La ÚNICA respuesta correcta a la primera es «Ahora».
La ÚNICA respuesta correcta a la segunda es «¡Aquí!»

Suena muy simple, pero con demasiada frecuencia, y especialmente durante los días ocupados y a veces solitarios durante las fiestas, me encuentro en medio del camino con el futuro sintiendo preocupación y anticipación, o la mayor parte del pasado con anhelo o remordimiento. Y extraño la riqueza de la vida que Dios me ha dado en este momento.

Si continuo, incluso podría extrañar los regalos del Niño Jesús.

Por lo tanto, estoy tratando de estar presente en estos días, momento a momento, a la vida que Dios me ha dado, y que me está dando, aquí y ahora.

Estoy aprendiendo a agarrarme del futuro con oración en lugar de preocuparme, y es interesante ver lo que el Espíritu me trae a la mente. Estoy aprendiendo a soltar la tristeza, por ejemplo, de dejar ir un querido programa de la iglesia que ya no se ajusta a las necesidades de las personas que participan, y luego sigo adelante. Y estoy aprendiendo a hacer las actividades que me llaman incluso cuando mi lado siente que estoy obligada a seguir trabajando; anoche estaba nadando en una piscina local.

De esta manera, la vida se siente más abundante, más sólida y esperanzada, y colorea todo lo demás. Estar más presente en este momento me ayuda a pasar menos tiempo llorando el pasado y, en cambio, me siento agradecida.

Incluso me ayuda a sentirme más cerca de mis abuelos, quienes siempre quisieron lo mejor para todos nosotros.

Se siente como una buena preparación para la Navidad, también.

Hace años, un amigo me regaló una caricatura de Family Circus. En él, la hermana mayor le explica a su hermanito: «Ayer es el pasado, mañana es el futuro, pero hoy es un regalo. Es por eso que se llama el presente».

Que tengan bendecidas fiestas.


La Reverenda Dra. Diana Nishita Cheifetz es una directora espiritual que sirve a líderes laicos y al clérigo en el área de San Francisco, EE.UU. e internacionalmente. Su página web es www.spiritualdirectionforpastors.com (en inglés).

For more about the information provided here, please contact Martha Miller at martha.miller@pcusa.org and browse the Ruling Elders website.

Read this post in 한국어 and English.

Leave a comment