Con respecto a los(as) ancianos(as) gobernantes: Los(as) ancianos(as) gobernantes y el bautismo

March 15, 2017

Claramente, Clive Gregory Guerra no la estaba pasando bien. Estaba luchando contra los brazos de su madre. Quizás percibió su ansiedad mientras todos estaban frente a la congregación. Cuando lo pasó a su padre, tampoco ayudó. Luchó contra los brazos de su padre y soltó un fuerte grito. No quería que su padre lo pasara al pastor Tom. Luchó y se retorció y luego, cuando el Pastor Tom puso agua en su cabeza y dijo algunas palabras importantes, soltó un fuerte grito en el micrófono de Tom. Sus padres estaban avergonzados como también lo estaba la congregación. Entonces, la anciana gobernante Joni extendió los brazos y el Pastor Tom le paso a Clive alegremente. Joni lo miró y dijo «Está bien, Clive Gregory. Dios te ha dado una gran voz. ¡La utilizas para su gloria!» Fue entonces cuando los padres de Clive y la congregación estallaron en risas y por primera vez en su bautismo, también Clive se rió. Luego, la anciana Joni se dirigió a la congregación y preguntó si todos estaban dispuestos a cuidar de Clive y enseñarle acerca de Jesús y aprender de él también. Todo el mundo dijo: «¡Sí!» Joni le habló a Clive, quien ahora la miraba directamente a los ojos y sonreía, y dijo: «El pastor Tom debe estar atento. De ahora en adelante, ustedes pertenecen a Dios y Dios les ha dado el don del volumen. ¡Veo en tu futuro que serás un predicador algún día!»

The Holy Sacrament

The Holy Sacrament —Bill McChesney - Flickr, CC 2.0

El Directorio para la Adoración del Libro de Orden nos dice que el bautismo «es un sello y señal de la unión con Jesucristo» (W-2.3001). Aunque el(la) pastor(a) invita a las personas o a los padres del niño (a) a ser bautizados(as) para responder a una serie de profesiones de fe, el Directorio de Adoración dice que el(la) anciano(a) gobernante puede llevar a toda la congregación en una profesión de fe similar y afirmar a las personas que van a ser bautizadas y prometer cuidarles y nutrirles (W-3.3603). Muchos(as) teólogos(as) litúrgicos creen que esto es correcto y bueno, ya que es responsabilidad del consistorio autorizar el sacramento en nombre de la congregación.

Además, es la responsabilidad de los(as) ancianos(as) gobernantes invitar a los padres a que bauticen a sus hijos como también invitar a las personas a buscar el sacramento del bautismo. Cuando llegué como predicador invitado a una de nuestras congregaciones en Michigan, me dijeron que tres generaciones de una familia; un abuelo, una hija y un nieto, estaban siendo bautizados ese día. Estaba contento de escuchar esto y cuando le pregunté cómo sucedió, el pastor me dijo que la hija, que visitaba la iglesia frecuentemente, se había acercado a uno de los ancianos gobernantes después de un servicio de adoración donde había presenciado un bautismo y pregunto por este. Cuando el anciano le preguntó acerca de su experiencia del bautismo, ella respondió que nunca había sido bautizada. El anciano entonces sugirió que ambos fueran bautizados. Entonces, cuando el padre de la joven se enteró de esto, también reveló que nunca había sido bautizado y que se sentiría honrado de ser bautizado el mismo día, en el mismo servicio que su hija y su nieto. ¡Qué celebración ese día cuando los tres se tomaron de las manos y caminaron alrededor de la congregación con aplausos y risas mientras toda la congregación les daba la bienvenida a la familia de Jesucristo!

El Libro de Orden también estipula que los(as) ancianos(as) gobernantes deben asegurarse de que aquellas personas que son bautizadas pasan por un proceso de preparación y después del bautismo, continúan siendo alimentadas en la fe (W-2.3012b, c, e). Esto ayudó a Clive Gregory y a su gente aentender que el bautismo no es el final del viaje, sino más bien un paso en la aventura de por vida en el camino hacia el Señor. El sacramento del bautismo es un acto de toda la congregación. Esto significa que los(as) ancianos(as) gobernantes y docentes deben participar en todos los aspectos del sacramento; desde la invitación, la preparación para el bautismo hasta la educación que sigue. De esta manera, demostraremos al mundo entero nuestra vida juntos como el Cuerpo de Cristo.


Dr. Rodger Nishioka es el director de ministerios educacionales para adultos en la Iglesia Presbiteriana Village en Prairie Village, Kansas. Antes de este llamado, él sirvio por quince años como professor en el Seminario Teologico de Columbia enseñando educacion cristiana. 

For more about the information provided here, please contact Martha Miller at martha.miller@pcusa.org and browse the Ruling Elders website.

Read this post in 한국의 and English.

Leave a comment