LOUISVILLE
Stated Clerk, the Rev. J. Herbert Nelson, II, speaks at the No Cash Bail March in St. Louis on June 19, 2018. (Photo by Michael Whitman)

Secretario permanente de la Asamblea General, el reverendo J. Herbert Nelson, II, habla en la marcha en contra de las fianzas en efective en St. Louis el 19 de junio del 2018. (foto por Michael Whitman)

Se ha descrito como uno de los eventos más destacados de la 223ª Asamblea General (2018) en St. Louis. Cientos de presbiterianos, incluido el reverendo J. Herbert Nelson II, secretario general de la Asamblea General, las co-moderadoras Vilmarie Cintrón-Olivieri y la reverenda Cindy Kohlmann, y la directora ejecutiva de la Agencia Presbiteriana de Misión, la reverenda Diane Moffett, caminando hacia el Centro de Justicia de la ciudad. Con una recaudación de más de $ 47,000 recibidos en el servicio de adoración inaugural de la asamblea, Nelson entregó el dinero a las organizaciones locales para pagar fianzas a individuos que habían sido preseleccionados para su liberación ya que no podían pagar su fianza en efectivo.

En las semanas que pasaron, los organizadores locales como Bail Project y St. Louis Act Council se han topado con constantes bloqueos, ya que las personas que son liberadas se enfrentan a otro encarcelamiento en otra instalación local.

«Las personas más marginadas siguen atrapadas en la cárcel, por lo que estamos en un momento de reestructuración estratégica, ya que las personas que fueron liberadas recientemente están en constante peligro de ser abofeteadas con otro cargo»", dijo Michelle Higgins, copresidenta de St. Louis Act. «Algunas personas han vuelto a la cárcel unas cuantas veces porque no sabían que tenían otra orden de arresto en otro municipio».

Higgins dice que la incapacidad de pagar la fianza ha sido una fuerza motriz en el encarcelamiento masivo en los últimos quince años, lo que resulta en la pérdida de empleo, aumento de multas y problemas con la custodia de sus hijos. The Bail Project ha estado evaluando a personas encarceladas y buscando ayudar a aquellas cuya fianza es menor de $ 5,000 para que más personas puedan recibir asistencia.

«Ahora nuestro enfoque principal es cómo desbaratar por completo y terminar finalmente con el sistema de fianzas en efectivo y estamos seguros de que esto involucre a nuestra gente para que se conviertan en miembros de la campaña», dijo. «No solo estamos rescatando gente, queremos que se organicen y dirijan una campaña que cierre las cárceles locales. Aproximadamente el 95 por ciento de la gente que se encuentra allí es constitucionalmente inocente».

Higgins habla de las instituciones de seguridad media como los centros de trabajo forzado, y cree que es el momento de cerrarlos y eliminar la fianza en efectivo.

«Todas las personas que entrevistamos o con las que nos relacionamos nos dicen que la mejor manera de ayudarles es lidiar con las condiciones inhumanas en estas instalaciones», dijo Higgins. «Algunas personas han contraído piojos y deben ducharse con una solución de cloro. Vemos personas con quemaduras en la piel, ya que no tienen más remedio que bañarse con sustancias que ningún humano debería tener en la piel»

Higgins dice que escuchan informes de personas que se enferman y que tienen ataques de asma porque entran en contacto con la materia fecal de roedores y cucarachas.

«Las personas que viven en estas instalaciones nos dicen que debemos hacer algo más que simplemente sacarlos de esta cárcel. Tenemos que cerrar la cárcel», dijo. «Pudimos interactuar con cientos de personas que contaban historias sobre el trato inhumano simplemente porque son pobres. Lo último que queremos hacer es pagar con dinero en efectivo a un sistema que continúa malversando y mal apropiándose de los fondos para criminalizar, deshumanizar y marginar a las personas de color y con niveles de bajos ingresos».

Higgins dice que las personas de bajos recursos son las más criminalizadas.

«A menudo, cuando intentamos rescatarles, pagamos la fianza de una persona en siete u ocho municipalidades. Lo que realmente quieren es ver a los activistas locales y los organizadores llevar su mensaje a la oficina del alcalde», dijo. «Quieren que hagamos algo más que solo poner dinero en un sistema que constantemente los pone nuevamente en la cárcel». Lo que necesitamos es cerrar las cárceles.

Nelson dijo que apoya los continuos esfuerzos en St. Louis y otras ciudades. «Marchamos y apoyamos la liberación de la gente del centro de detención en St. Louis durante la Asamblea General porque creemos en seguir el mandato de Jesucristo de liberar a los cautivos y liberar a los prisioneros», dijo.

«Nuestras acciones para ayudar a las personas deben ir acompañadas de acciones para derribar los sistemas (entre ellos fianzas en efectivo y encarcelamiento masivo) que continúan oprimiendo y deshumanizando a personas de color y aquellas personas que viven en la pobreza. Jesucristo no lo toleraría ni tampoco la iglesia de Cristo».

«El racismo y la criminalización de la pobreza son tan fuertes y están grabados en el ambiente de nuestra nación, que no importa cuánto dinero tenga, importa cuán serio sea usted para enfrentar la autoridad públicamente», dijo Higgins. «Tenemos el poder de cerrar esta cárcel. No solo vamos a traer dinero para liberar a estas personas, sino que vamos a exigir que nos desvinculemos de la fianza en efectivo al poner fin al sistema de fianzas en efectivo».

Higgins dice que muchas de las personas tras las rejas están detenidas por «delitos menores y de no violentos».

«La estancia promedio en una cárcel es de más de 200 días, y descubrimos que la cantidad de tiempo tras las rejas destruye a la persona en el interior, hace que se cuestionen, interrumpe su salud emocional», dijo. «Es muy doloroso para ellos salir y seguir viviendo con miedo a otros cargos dentro del municipio».

Higgins dice que está agradecida por el apoyo del liderazgo religioso y las iglesias como la IP (EE. UU.) y esperamos obtener más apoyo en las próximas semanas y meses.

[English[한국어]