HOUSTON
Scott Lumsden, presbítero ejecutivo del Presbiterio de Seattle, dirigió la conversación durante el primer día de la reunión de COGA en la Iglesia Presbiteriana St. Philip en Houston. Foto por Randy Hobson.

Scott Lumsden, presbítero ejecutivo del Presbiterio de Seattle, dirigió la conversación durante el primer día de la reunión de COGA en la Iglesia Presbiteriana St. Philip en Houston. Foto por Randy Hobson.

¿Qué hacemos que nadie más lo hace? ¿Estamos cumpliendo con nuestro mandato como lo entendemos ahora? Estas son algunas de las preguntas que el Comité de la Oficina de la Asamblea General (COGA) abordó en su primer día de reuniones esta semana en la Iglesia Presbiteriana St. Philip en Houston.

Después de una breve bienvenida y oración de apertura, el comité fue directo a dialogar sobre su trabajo y función, incluido cómo el COGA puede ser un instrumento de transformación y cambio en la Iglesia Presbiteriana (EE. UU.).

Scott Lumsden, presbítero ejecutivo del Presbiterio de Seattle, dirigió el dialogo de tres horas, basando la conversación en Hechos 9: 1–19 y la interacción entre Saulo y Ananías, cuando Saulo se encontró con Cristo en el camino a Damasco.

"Todos tenemos un pequeño Saul y Ananías en nosotros y estamos trabajando juntos", dijo. “Los problemas son diferentes para cada persona, pero tenemos que descubrir nuestros roles juntos. Necesitamos nuestras las perspectivas y los puntos de vista de los demás, incluidos los puntos de vista del mundo exterior para determinar la mejor manera de avanzar como iglesia ".

La conversación se enfocó en el papel de COGA al trabajar con el personal de la iglesia del siglo XXI y como conectarse de la mejor manera y atender las necesidades de las congregaciones. Lumsden dijo que las iglesias y el liderazgo debe estar abierto a la sorpresa.

Los miembros se dividieron en grupos más pequeños para conversar sobre los retos en los que COGA podría tener influencia.

"Espero que podamos establecer protocolos para una comunicación saludable en la iglesia", dijo el reverendo Warren Lesane, secretario del Sínodo de Mid Atlantic. "Está claro que en muchas conversaciones hay una brecha entre lo que está sucediendo en las congregaciones locales, los presbiterios y los sínodos. Tenemos que desafiar a las personas a tener un diálogo abierto ".

Hubo tantas preguntas como respuestas entre los grupos.

“No podemos evitar que la iglesia cambie. ¿Me resiento, me arrepiento, me aflijo o celebro? ¿Me rindo o ayudo a darle forma y respondo al cambio? Tengo control sobre cómo respondo y esa será la pregunta más importante de lo que estamos haciendo como iglesia”, dijo la Reverenda Leanne Masters, pastora de la Iglesia Presbiteriana Southern Heights en Lincoln, Nebraska. "¿Cómo respondemos de una manera que sea fiel como pueblo presbiteriano, pero también que mire hacia el futuro y lo que significa ser presbiteriano en el futuro?"

Otros discutieron la necesidad de que COGA esté disponible para comprender cuál es lo importante de la iglesia, y cómo responder y escuchar fielmente.

El Reverendo Dr. J. Herbert Nelson II, secretario permanente de la IP (EE. UU.), le dijo a COGA que es un "momento de cambio contextual" en todo el mundo y que la iglesia no será relevante en el siglo XXI si no hace un cambio también.

"Si vamos a hablar sobre el cambio en el siglo XXI, es necesario que construyamos un mecanismo interno de enseñanza y capacitación, pero cuando llegamos al lugar de la resistencia, debemos estar listos para responder", dijo. "Nunca he oído hablar de Jesús tratando de encontrar un comité cuando alguien tenía hambre. Veo a Jesús ir a lugares de gran resistencia, curando y vistiendo a los necesitados. Él simplemente lo hace. Ahí es donde estamos en el siglo XXI ".

La membresía de COGA acordaron continuar las conversaciones en los dos días restantes de su reunión en Houston.


[ English ]  [ 한국어 ]