«No estamos muriendo, nos estamos reformando»

Aspectos significativos del reporte estadístico del 2017

May 24, 2017

Louisville

Estamos dirigiéndonos hacia un nuevo futuro como denominación. La pérdida de membresía, que se experimenta desde la década de los setenta, se está desacelerando. Las congregaciones están reorientando su misión. Los consejos medios están experimentando maneras de proporcionar un liderazgo significativo en tiempos difíciles. Las congregaciones están celebrando tanto aniversarios y nuevos comienzos. Los jóvenes adultos están afirmando sus deseos de servir en la misión nacional e internacional. A pesar de los gritos que proclaman la muerte de la Iglesia Presbiteriana (EE. UU.), seguimos siendo una compañera fehaciente y ecuménica viable en muchas comunidades locales, mientras proclama un testimonio profético en todo el mundo. Nuestra apología como denominación ha sido escrita demasiado pronto, porque el Reino de Dios todavía no ha llegado. Estamos comprometidos tanto en los Estados Unidos como en todo el mundo. Somos muy respetados por nuestra voz pastoral y profética dentro de la cristiandad. Nuestro desafío es ver las poderosas oportunidades que tenemos ante nosotros al declarar con la valentía del Espíritu Santo, que Dios está haciendo un trabajo increíble dentro de nosotros en este momento.

Tenemos mucho más de lo que reconocemos. Espero que inicialmente seamos capaces de tomar acciones audaces para acoger la naturaleza comunal de nuestra teología y práctica. Quiero alentar a los concilios medios a implementar estrategias para que las congregaciones categorizadas como «hermandades» pasen a ser congregaciones miembros, particularmente cuando han cumplido con los requisitos de membresía. Muchas congregaciones étnico-raciales compuestas por personas inmigrantes están clasificadas como «hermandades». Estas congregaciones están participando en la IP (EE. UU.) pero no están completamente integradas en la membresía de la denominación. No se les exige, en la mayoría de los casos, que paguen per cápita mientras permanecen como miembros sin derecho a voto en los presbiterios. Este estado de «casi adentro, casi afuera» se percibe como una parcialidad racial, que limita la participación plena, incluso cuando muchas de estas congregaciones superan en número a los grandes márgenes antiguas congregaciones miembro. Mis viajes internacionales ofrecen claridad con respecto al nuevo campo de evangelización de personas inmigrantes que conocen bien la misión de la Iglesia Presbiteriana (EE. UU.). Debemos acoger a estas personas con un sentido de afinidad, al mismo tiempo que reconocemos su familiaridad y asociación de larga trayectoria con nuestra obra misionera. Las personas inmigrantes no son extraños. Por lo tanto, no debemos clasificarles como tal a través de los dobles estándares existentes. Son parte del pueblo presbiteriano y deben ser aceptados y acogidos como lo hacemos con todas las personas presbiterianas. Este esfuerzo por sí solo podría demostrar nuestra intencionalidad hacia el cumplimiento de nuestro fallido compromiso de aumentar la participación étnica racial en un 20 por ciento para el 2010.[1]

Dios, a través de Jesucristo, espera nuestro compromiso. Mientras se nos presenta el desafío de convertirnos en una denominación más racialmente diversa para crecer hacia el futuro, es importante que invitemos a nuevos inmigrantes a nuestras congregaciones como miembros; que nos conectemos con aquellas personas que se beneficiaron de nuestras alianzas ministeriales en todo el mundo. Que escuchemos las voces de nuestros jóvenes y jóvenes adultos respetando su visión para el futuro de la iglesia, que entrenemos a una nueva generación de líderes, y que participemos de manera creativa al invitar gente a una experiencia transformadora en nuestra adoración y misión. Tome el riesgo de preguntar a esas personas en su medio (tanto miembros como no miembros) la pregunta que Jesús le hizo a Bartimeo: «¿Qué quieres que haga por ti?» (Mar. 10, 51). Esta pregunta tiene poder cuando se hace con amor.

Yo oro para que el movimiento del Espíritu venga sobre nosotros en este nuevo período de reforma. Reclamemos a las personas para experimentar la alegría de la comunión y la fe dentro de la Iglesia Presbiteriana (EE. UU.).


 

[1] Resolución sobre desarrollo y renovación de nuevas Iglesias étnico-raciales, Minutas, 1996, Parte I, p. 378, párrafo 33.148.

  1. saludos Dios les bendiga , pastor juan carlos

    by Juan Carlos

    May 25, 2017

Leave a comment