GIVING TUESDAY-DECEMBER 2 | Calendar Reminder | Make a Gift

David vs. Goliath

December 15, 2013

From Acc. no. 95-0412. Mission Responsibility Through Investment records, 1973-1990. —Presbyterian Historical Society

Louisville

El liderazgo humilde pero poderoso de Mandela inspira la lucha de la Iglesia por la justicia
Por Eva Stimson
Corresponsal, Oficina de la Asamblea General

Varios líderes presbiterianos reflexionaron sobre la vida y el legado de este humilde hombre que se convirtió en la figura destacada en la lucha por la justicia racial ya que dignatarios de todo el mundo se reunieron en Sudáfrica ayer durante un servicio en memoria de Nelson Mandela. Los líderes también se refirieron a la importancia de los esfuerzos de la iglesia presbiteriana para poner fin al apartheid.

Bill Somplatsky-Jarman asociado de la Iglesia Presbiteriana (E.U.A) en la Responsabilidad De misión a través del comité de inversión (MRTI)  recuerda como esa agencia de la iglesia, inspirados por el valor de Mandela y otros sudafricanos, ayudó a unir un esfuerzo ecuménico internacional para presionar a los bancos y detener los préstamos a Sudáfrica.

«Estábamos uniendo esfuerzos con las iglesias de Europa y de Estados Unidos», dice. «Estábamos incluso llegando a los japoneses».

Labores como colocar presión económica al gobierno de Sudáfrica y «Finalmente los llevó al límite», dice Somplatsky-Jarman. El considera esta obra como «probablemente una de las mejores acciones que MRTI ha llevado a cabo».

Somplatsky-Jarman subió a bordo con MRTI en 1984, justo después que la Asamblea General de ese año adoptara una estrategia de desinversión de las empresas que respaldaban las políticas que entraban en conflicto con los principios bíblicos esenciales. La asamblea había ordenado que esta estrategia se aplicara en las empresas que operan en Sudáfrica.

La asamblea se basó en las preocupaciones ya expresadas en la década de los sesenta. Somplatsky-Jarman recuerda que la idea de la desinversión fue presentada por primera vez por un grupo de mujeres presbiterianas que visitó Sudáfrica en 1963.

Las mujeres tomaron nota de la cantidad de empresas estadounidenses que operaban allí. En un informe sobre su viaje, sugirieron que la iglesia trató de conseguir la ayuda de estas empresas para hacer caer el régimen de apartheid. Si eso fallaba, dijeron, tal vez la iglesia debe considerar la venta de cualquiera de las acciones que poseía en dichas sociedades.

La 177ª Asamblea General (1965) de la Iglesia Presbiteriana Unida en los Estados Unidos de América (UPCUSA) hizo una declaración: «Creemos que el apartheid para estar en violación manifiesta de la religión bíblica y un repudio de los imperativos éticos cristianos» (Minutas, UPCUSA, 1965, Part I, p. 403).

La asamblea llamo al apartheid «teológica y moralmente indefendible» (ibíd.),  «fervientemente imploramos [d] todos los hermanos cristianos, incluyendo a nuestros hermanos en África del Sur, a unirse a nosotros en arrepentimiento por el pecado del racismo, a fin de que podamos ser dado, por la gracia de Dios, la nueva humanidad en Cristo, en quien no hay “ni judío ni griego, esclavo ni libre”» (ibíd., p. 405).

Veinte años más tarde, la 197ª Asamblea General  (1985) aprobó una propuesta, desarrollada por MRTI, para "la desinversión selectiva por etapas" (Actas, 1985, parte I, p. 230) de los valores en las empresas que apoyan el apartheid en Sudáfrica. De este modo, la Iglesia Presbiteriana (E.U.A.) se unió a numerosas iglesias, universidades, gobiernos municipales y estatales, y otros grupos comprometidos con ejercer presión económica sobre las empresas cuyas actividades reforzadaban la resistencia de la minoría blanca en Sudáfrica.

«Hubo una enorme cantidad de trabajo  en este esfuerzo en todos los aspectos", dice Somplatsky-Jarman. Pero también cree que en ultimadamente, lo que causó el desmorono del apartheid fue «la lucha continua por la libertad de los negros sudafricanos» Y añade: «Nunca hubiera sido posible sin la fuerza del pueblo sudafricano».

Él y otros presbiterianos reconocen a Nelson Mandela como un líder clave en esa lucha.

El reverendo Oscar McCloud, director de la Agencia del Programa de la Iglesia Presbiteriana Unida en los EE.UU. desde 1972 hasta 1986, se reunió con Mandela en Soweto, Sudáfrica, poco después de la liberación de Mandela en 1990. McCloud, que ahora tiene 77 años y vive en Atlanta, fue parte de una delegación enviada a Sudáfrica por el Concilio Mundial de Iglesias.

«Parecía muy reservado, como si todavía se estuviera ajustando a ser un hombre libre», McCloud recuerda sobre Mandela. "Lo que más me impresionó fue que no había amargura dentro de sí mismo. Nunca hubiera sabido que había estado en la cárcel durante veintisiete años».

McCloud cree que a pesar de que Mandela no estuvo activo en una iglesia, su vida ejemplifica las virtudes cristianas. «Mandela se dio cuenta que para cultivar el odio era necesario dejar que sus opresores tuvieran éxito, y que la única manera de hacerles frente a era perdonarlos».

McCloud recuerda su participación en varias reuniones fallidas con los líderes de Iglesia Reformada Holandesa de Sudáfrica, cuya teología era utilizada para apoyar el régimen del apartheid. Estos encuentros lo dejaron sin mucha esperanza de una transición pacífica hacia la justicia racial.

«Después de haber ido a Sudáfrica en varias ocasiones donde se ejecutó el apartheid», dice, «Nunca pensé que Sudáfrica iba a cambiar el sistema sin sangre en las calles». Él le da crédito ya que permitió que suceda lo imposible.

Thelma Adair, Moderadora de la 188 ª Asamblea General (1976) de la UPCUSA y ex presidente de la Iglesia de Mujeres Unidas, se reunió con Nelson Mandela en un servicio de adoración en 1990 en la Iglesia de Riverside en la ciudad de Nueva York. Fue una reunión de la comunidad religiosa para celebrar la liberación de Mandela de la cárcel. McCloud también asistió.

Actualmente, Adair tiene noventa y tres años pero todavía tiene recuerdos vívidos de estar sentados con Nelson y Winnie Mandela en el púlpito, donde iba a leer la Escritura. «Durante el servicio de más de  tres horas, tuvimos momentos para hablar», dice ella. «Al mirar hacia abajo, me di cuenta de que sus tobillos estaban muy hinchados».

Cuando ella le expresó su preocupación, ella se sorprendió por la humildad de su respuesta. Dijo que esas molestias del viaje constante, de estar de pie para dar discursos, y la falta de descanso físico formaban parte de su compromiso con sus partidarios en la lucha por la justicia.

Adair se maravilla con la humildad de Mandela en persona, y sin embargo, a causa de él, «millones de personas no experimentarán la humillación de la discriminación-un legado para los próximos años venideros».

La lucha de Mandela con el régimen del apartheid fue «una situación como la de David y Goliat», según Adair. Ella cree que su ejemplo puede motivar a los cristianos a luchar contra el racismo y otras injusticias de hoy. «Todavía hay una necesidad de voces que manifiesten su oposición».

Adair dice que el mensaje duradero de Mandela a la iglesia sería algo como: "Sea fuerte. Desafíe al gigante. Sea testigo de aquellas cosas en las que cree. "

Read this article in English.

다윗과 골리앗 (Read this article in Korean.)

Leave a comment