GIVE NOW to support Presbyterian Disaster Assistance and World Mission responses to urgent humanitarian crises in West Africa and the Middle East. Give now

La 221a Asamblea General comienza con la adoración antes del debate

June 15, 2014

Moderador Neal Presa parte el pan de comunión en el culto de apertura de la 221 ª Asamblea General de la Iglesia Presbiteriana (EE.UU.) en Detroit, Michigan que ocurrio el sábado 14 de junio de 2014.

Moderador Neal Presa parte el pan de comunión en el culto de apertura de la 221 ª Asamblea General de la Iglesia Presbiteriana (EE.UU.) en Detroit, Michigan que ocurrio el sábado 14 de junio de 2014. —Michael Whitman

El sonido de las gaitas lleno el salón este sábado al comienzo de la 221a Asamblea General (2014) de la Iglesia Presbiteriana (EE.UU.) que abrió con un servicio conciliador de comunión que celebra el tema de «Rebozo de Esperanza».

Uno de los puntos culminantes de cada asamblea es el culto de apertura, que modela una amplitud de estilos de adoración y música, y con frecuencia, establece el tono de la reunión.

La banda de gaitas de Alma College condujo la procesión en el centro de convenciones Cobo, seguido por el grupo de bailarines liturgicos del Presbiterio de Detroit.

Al desvanecimiento de los acordes de «Valiente Escocia» y «Silver Wings», el servicio pasó a la música y la oración originaria de Nigeria, dirigidas por Mary Margaret Flannagan de la Corporacion Presbiteriana de Publicaciones y Ronald Perkins Jr. de la Escuela Secundaria Martin Luther King, Jr .en Detroit.

El servicio mezclo los asuntos; la apertura oficial de la Asamblea y la elección de los comisionados junto con la reafirmación del bautismo, la oración y la proclamación hecha por Neal Presa, moderador de la 221a Asamblea General (2012).

Los liturgistas David Shinn, Michael Barconey y Emma Ouelette guiaron la reafirmación: «En el bautismo fuimos sepultados con Cristo. En el bautismo fuimos llevados a la vida con él, mediante la fe en el poder de Dios que resucitó a Cristo de entre los muertos. Cualquier persona que está dentro de Cristo es una nueva creación. La Antigua vida se fue; una nueva vida ha comenzado».

Madeline Gillete, miembro de la Iglesia Presbiteriana Cherry Hill en Dearborn leyó 15 Romanos 1-6 y 14, que termina con el versículo que contiene temas de la Asamblea: «que el Dios de esperanza los llene de todo el gozo y la paz al creer, para que ustedes tengan abundante esperanza por el poder del Espíritu Santo».

Luego, Presa leyó 24 Lucas 28-51 para su sermón titulado «Parada de Peregrinos».

Presa abrió el sermón recordando la historia de Jesús caminando con sus discípulos después de su resurrección y luego, se sentó en la mesa con ellos y partió el pan para revelar su identidad.

Presa dijo «El abandono del discípulo entonces y el abandono del discípulo ahora es ir a otro lugar».

También dijo que los discípulos de Cristo necesitan la guía de Dios para que nos conmueva y nos recuerde el propósito de Dios para nuestras vidas.

«Necesitamos un continuo equilibrio en el corazón y en la mente de Dios» dijo Presa. «Usted y yo tenemos que escuchar continuamente el evangelio, porque no hay otro evangelio que aquel de la bondad de Jesucristo»

Presa continuó expresando la idea de la esperanza que existe debido a la muerte y resurrección de Jesús. Hay pausas, Presa destacó, pero Dios siempre trae a los discípulos de Dios de nuevo al camino dado para esas personas.

«Este es el evangelio. Estas son las buenas nuevas» dijo Presa. « Ahora estamos liberados».

 Read this article in English 

Leave a comment