Respecto a los/as ancianos/as gobernantes: una serie mensual para líderes espirituales

Afino mi corazón

June 22, 2017

Ruling Elders Logo

Lo que vi hizo que la visita al museo valiera la pena para mí; llena de gracia y belleza, y no era parte de ninguna exhibición. 

Mi marido y yo fuimos al museo en un día libre, ¡lo que significaba que estaba lleno y concurrido! La gente estaba por todas partes. Las exposiciones de arte moderno, algunas de ellas interactivas, eran intrigantes y atractivas. 

Después de un rato, pasamos a una gran sala de exposiciones con un montón de piezas pequeñas. En medio del arte y la multitud, vi a dos personas asiático-americanas: un hombre que acompañaba a un adolescente que tenía discapacidades de desarrollo. El adolescente tocaba una pantalla de video, muy cerca, y la exploraba a su manera. 

Observé al hombre mientras él participaba con el muchacho. Él fue paciente, pero también atento, servicial y estaba dulcemente animado. Él rio y sonrió con el chico, tan obviamente lleno de amor y deleite en este adolescente, quien muchos de nosotros nos alejaríamos. Aunque no quería mirar fijamente, estaba hipnotizada y pensé «este es el lugar más hermoso de todo el museo». 

Por eso estaba tan intrigada cuando, en una conversación reciente, Wendy Farley, teóloga y autora de libros sobre espiritualidad cristiana, dijo que ella tiene la práctica espiritual de buscar la belleza cada día. 

Esto comenzó porque estaba trabajando con el problema del sufrimiento. Y después de un rato, sintió un llamado a un lugar diferente y mejor. Mientras ella no niega el problema del sufrimiento, descubrió que la práctica de buscar la belleza alimentaba su alma. 

Ella enseñó un curso en la Universidad Emory llamado «Contemplamos la belleza», y los estudiantes salían y veían el campus con nuevos ojos.

«Vi un pájaro».
«Una flor».
«Un lagarto». 

Wendy señala que la Escritura está llena del amor de Dios por el mundo creado. Cuando observamos y amamos el mundo creado, nos acercamos mucho más a Dios. Y, como ella dice, «se siente bien amar las cosas». 

Wendy ha notado que su práctica se ha transformado para incluir la observación de la belleza en lugares inesperados incluyendo, por ejemplo, los rostros de padres cansados cuidando a sus hijos. 

Me hace preguntarme si la belleza está más presente de lo que me doy cuenta, si sólo tengo ojos para ver.  

Wendy señala que el fruto de esta práctica va más allá de nuestra propia experiencia personal. «Cuando alimentamos nuestros corazones, estos son capaces de adaptarse mejor. ... Para estar espiritualmente y éticamente vivo en una situación difícil, hay que nutrirse. Necesitas encontrar cosas que hagan que tu corazón sea fuerte, que te den alegría». 

Wendy continua «necesitamos experimentar la otra cara de la verdad, para que lo difícil o lo erróneo no invada nuestros corazones». Wendy cree que buscar la belleza es una forma de resistencia, una especie de guerra espiritual, porque «es la resistencia a lo que es un asalto al espíritu humano, a lo que nos permite mantener nuestros espíritus saludables». 

Pienso en el verso de un himno favorito: «Ven la fuente de todas las bendiciones, afina mi corazón para cantar Tu gracia» («Come Thou Fount» de Robert Robinson). Buscar la belleza puede ser una forma de afinar nuestros corazones para que podamos alabar y servir a Dios más plenamente. 

Tal vez la belleza no expresa sus propios anhelos en este momento. ¿Qué es lo que está buscando? ¿Esperanza? ¿Valor? ¿Comodidad? ¿Garantía? Siéntese por unos momentos y vea lo que viene. O pídale a Dios que le muestre en los próximos días lo que más necesita. No tiene que ser belleza, quizás es otra cosa para ti. 

Al final de cada día, reflexione e identifique aquellos momentos que usted está buscando. Al principio puede ser difícil, pero sigua intentándolo. La mayoría de las personas encuentran que, después de un tiempo, no sólo pueden nombrar instancias o ejemplos más tarde, pero pueden nombrarlos en el momento. 

El hombre y el adolescente nunca sabrán del increíble testimonio extravagante de amor y deleite que fueron para mí.  Ellos alimentaron mi alma en esos momentos. Ver su amorosa interacción alimentó mi propio anhelo de bondad en este mundo, para tranquilizar el amor de Dios por todos nosotros. Alimentó mi alma y me dio esperanza.


La Reverenda Dra. Diana Nishita Cheifetz es directora espiritual, sirviendo a líderes laicos y clérigos en el área de la Bahía de San Francisco, en E.U.A., e internacionalmente. Su sitio web es www.spiritualdirectionforpastors.com.

For more about the information provided here, please contact Martha Miller at martha.miller@pcusa.org and browse the Ruling Elders website.

Read this post in 한국어 and English.

Leave a comment