LOUISVILLE

El secretario permanente de la Asamblea General, J. Herbert Nelson II, emitió hoy una declaración condenando la decisión del presidente Trump de retirar a los Estados Unidos del Plan de Acción Integral Conjunto (JCPOA) con Irán, citando que la contención del programa nuclear de Irán ha sido «severamente comprometida».

Al elevar la importancia fundamental del proceso de paz para el Evangelio cristiano, Nelson expresó la importancia de los tratados como un camino hacia la paz, a pesar de sus imperfecciones. Nelson escribió: «Si bien ningún tratado internacional es perfecto, los acuerdos provisionales como este son esenciales para guiar a las naciones del mundo hacia la paz en lugar de la guerra».

Tras señalar su preocupación por el impacto del retiro en la relación de Estados Unidos con las demás naciones signatarias del acuerdo, Nelson instó al Congreso a «utilizar sus buenos oficios para que la administración vuelva a esta asociación» ...


A continuación, el texto completo de Nelson:

La construcción de la paz está en el corazón del Evangelio cristiano, y tiene la intención de guiarnos como ciudadanos para abogar y trabajar por la paz en nuestra propia nación y en todo el mundo. Como denominación, hemos apoyado la elaboración de tratados internacionales, cuyo propósito es hacer que el mundo sea más seguro para toda su ciudadanía. Los tratados son más efectivos cuando involucran a la mayor cantidad posible de naciones que acuerdan tomar medidas específicas para reducir los riesgos de guerra. El acuerdo nuclear de Irán es un ejemplo, ya que involucra no solo a Irán y a los Estados Unidos, sino también al Reino Unido, Francia, Alemania, Rusia y China, todos administradores de arsenales nucleares que son amenazas potenciales para todo nuestro planeta.

El potencial de contención de las ambiciones nucleares de Irán y la reducción del potencial de conflicto nuclear se ha visto gravemente comprometido por la decisión del presidente Donald Trump de retirar a los Estados Unidos del Tratado Nuclear con Irán. Este paso se ha tomado siendo directamente rechazado por el consejo de los otros miembros del tratado y, a los ojos de muchos, bajo la influencia indebida de Israel y Arabia Saudita, cuya antipatía por Irán también contribuye a la desestabilización en la región.

El acuerdo nuclear con Irán, que seguirá vigente para las demás naciones signatarias, aunque se debilitó significativamente con la retirada de los EE. UU., tiene siete puntos fuertes:

  1. Es verificable, a través de inspecciones in situ de instalaciones conocidas, incluso de manera rápida.
  2. Exigía la destrucción y exportación de material nuclear que podría haberse enriquecido con armas de uso militar.
  3. Detuvo la construcción potencial de armas en Irán durante diez años.
  4. Mejoró las relaciones en todo el mundo, y disminuyó la hostilidad y el resentimiento del pueblo iraní hacia las naciones que habían impuesto sanciones.
  5. Eliminó las sanciones que permiten el desarrollo económico y redujo la influencia de los intransigentes en el gobierno iraní.
  6. Irán está cumpliendo con los términos del acuerdo, a pesar de que Estados Unidos sigue imponiendo algunas sanciones.
  7. El acuerdo abrió más posibilidades para negociaciones multipartidistas para terminar o suspender el poder y la guerra civil en Siria, donde Irán y los Estados Unidos habían sido, en algunos momentos, aliados no declarados en la lucha contra el llamado Estado Islámico (o ISIS).

Al retirarse del acuerdo con Irán, Estados Unidos ignora los valores demostrados y la efectividad de este acuerdo hasta el momento y no ofrece una alternativa aceptable más allá de una dura retórica.

Instamos a los miembros del Congreso de los EE. UU. a utilizar sus buenos oficios para que la administración vuelva a esta asociación, con el fin de que el nivel de peligro de la proliferación nuclear se reduzca, en lugar de que aumente. Si bien ningún tratado internacional es perfecto, los acuerdos provisionales como este son esenciales para guiar a las naciones del mundo hacia la paz en lugar de la guerra.


[한국어] [English]