Louisville

El secretario permanente de la Asamblea General de la Iglesia Presbiteriana (U.S.A.), el Rev. J. Herbert Nelson II, ha escrito al presidente de Colombia, Iván Duque, condenando a los «informes dignos de confianza detallando una campaña sistemática de asesinatos extrajudiciales, la cual ha causado en Colombia la muerte de centenares de líderes comunitarios y de iglesia, y también de activistas por los derechos humanos».

Nelson llamó a Duque a «hacer todo lo que está en su poder para que cesen las actividades paramilitares, llevar a juicio a los responsables, y trabajar de buena fe por la plena y pronta implementación de los Acuerdos de Paz». 

A continuación, la carta completa con fecha del 7 de agosto del 2018:

 

 7 de agosto de 2018 

Hon. Iván Duque
Presidente de la República de Colombia
Carrera 8 No. 7 -26 Palacio de Nariño
Bogotá, Colombia
Estimado Señor Presidente Duque: 

En el mes de octubre de 2016 tuve el privilegio de visitar su país invitado por la Iglesia Presbiteriana de Colombia. Durante esta visita formé parte de una delegación interreligiosa que realizó una reunión con el Presidente Santos previo al referendo sobre los Acuerdos de Paz. Para mí, fue un honor unirme con hermanas y hermanos colombianos de diferentes tradiciones de fe, buscando encaminar a Colombia hacia la paz con justicia después de tantas décadas de guerra. 

La denominación que sirvo, la Iglesia Presbiteriana (E.U.A.), ha estado en relación cercana con la Iglesia Presbiteriana de Colombia desde el año 1856. Durante esta última década, hemos participado de manera especial en la misión de la Iglesia Presbiteriana de Colombia, queriendo vivir con ellos el Evangelio de Jesucristo como hacedores de paz y apoyando sus iniciativas a favor de comunidades desplazadas y amenazadas. 

En los meses recientes he recibido informes dignos de confianza detallando una campaña sistemática de asesinatos extrajudiciales, la cual ha causado en Colombia la muerte de centenares de líderes comunitarios y de iglesia, y también de activistas por los derechos humanos. 

En días recientes también he recibido informes detallando un aumento dramático en actividades paramilitares, entre ellas amenazas contra Justapaz, un ministerio de la Iglesia Cristiana Menonita de Colombia

Dichas actividades paramilitares son especialmente preocupantes porque en el pasado agentes del estado colombiano han estado involucrados en violaciones de los derechos humanos. 

Estando en Bogotá, pasé algunas horas con estudiantes del Colegio Americano, un ministerio de la Iglesia Presbiteriana de Colombia. Me conmovió profundamente escuchar la visión que tienen estos jóvenes para el futuro de su país – un futuro caracterizado por la paz con justicia, la prosperidad y la esperanza. Esta visión, me explicaron, nace de caminar por el sendero trazado por Jesús. 

En este mismo espíritu, la Iglesia Presbiteriana (E.U.A.) hace un llamado a usted a hacer todo lo que está en su poder para que cesen las actividades paramilitares, llevar a juicio a los responsables, y trabajar de buena fe por la plena y pronta implementación de los Acuerdos de Paz. 

Estamos monitoreando cercanamente esta situación y expresando nuestra preocupación a la Embajada de los Estado Unidos en Bogotá y también al Relator Especial sobre la situación de los defensores de los derechos humanos. 

Mucho agradecería recibir a la brevedad una respuesta a esta misiva detallando los pasos que está tomando para llevar a la justicia a las personas responsables por esta ola reciente de amenazas y asesinatos. 

En la Esperanza del Reino, 
Reverend Dr. J. Herbert Nelson, II 
Stated Clerk of the General Assembly
Presbyterian Church (U.S.A.) 

Con copia a:
Embajador EUA Kevin Whitaker
Relator Especial para la situación de defensores de derechos humanos de la ONU, Sr. Michel Forst
Justapaz
Iglesia Presbiteriana de Colombia